enlace cristiano tiene el objetivo de servir de puente entre los cristianos y un mejor conocimiento del reino de nuestro Señor Jesucristo y de su padre Jehová Dios.

encuentre la palabra de Cristo Jesús desde este Blog. Aquí encontrará las mejores y más variadas páginas web que hablan sobre Cristo Jesús. Sin fanatismo por corriente de pensamiento alguna:

El evangelio según San Mateo 9:37 Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.
9:38 Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies

Santiago 5:20 sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma, y cubrirá multitud de pecados.

Todo esfuerzo por acercar la palabra a los cristianos del mundo resulta insuficiente pero no en vano. Si por medio de este blog solo un cristiano encuentra el camino a la salvación. El esfuerzo fue válido.

El evangelio según San Mateo

28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén

http://www.apologeticacatolica.org/Temario.htm Es una página de estudio para católicos e interesados en la sana doctrina de Cristo Jesús:

Con el término «Iglesia» se designa al pueblo que Dios convoca y reúne desde todos los confines de la tierra, para constituir la asamblea de todos aquellos que, por la fe y el Bautismo, han sido hechos hijos de Dios, miembros de Cristo y templo del Espíritu Santo.

En esta sección encontrará artículos que profundizan en este tema. La fe católica profesa que hay Una sola Iglesia, Santa, Católica y Apostólica.

http://www.conpoder.com/links-cristianos/ Es una  página que acerca a los cristianos a diversas informaciones sobre el reino de Dios.

http://www.iela.org.ar/htdocs/index.php?id_seccion=66&id_seccion_padre=53&id_pagina=3   Iglesia evangélica protestante luterana:

Con el fin de informar en detalle cuáles son las doctrinas básicas de la Iglesia Evangélica Luterana Argentina, transcribimos a continuación el texto del folleto ¿Qué es la Iglesia luterana?, editado por la Fundación Cristo Para Todas Las Naciones.

Introducción

Ya han pasado más de cuatrocientos cincuenta años desde que la iglesia cristiana fue renovada luego de un largo período de corrupción, abusos y debilidad. El proceso mediante el cual Dios llevó a cabo esa restauración es conocido en la historia como “La Reforma”. El instrumento usado para su ejecución fue la Palabra de Dios; y el principal agente humano fue Martín Lutero.

Las enseñanzas de la Reforma no eran nuevas, sino que eran las verdades eternas de Dios, como están reveladas en la Biblia. Estas verdades también han sido preservadas y son presentadas hoy al mundo en toda su integridad por la Iglesia luterana.

La Iglesia luterana, fundamentada sobre las doctrinas de la Biblia, no es una nueva organización, no es una mera secta o denominación, sino que es la antigua iglesia cristiana, en la manera en que los apóstoles la concibieron en sus orígenes, pero en su forma y apariencia actuales.

A continuación presentamos un breve resumen de lo que cree y enseña la Iglesia luterana.


http://www.avanzapormas.com/    Avanza Por Más, es una  universidad del reino de Dios:

ectura Lc 5.17-25) La casa estaba llena porque la gente iba a escuchar a Jesús para recibir un milagro.
También iba gente a escucharlo para criticarlo, ahí estaban los fariseos para escuchar y criticar. Había gente hasta la puerta, la puerta estaba tapada de tanta gente que había. Y había un hombre que estaba paralitico, no podía caminar, entonces lo fueron a buscar sus amigos desde la casa del paralitico lo llevaron donde estaba Jesús, pero cuando llegaron se dieron cuenta que no podía entrar porque había muchísima gente, entonces no dijeron: “Vamos a volvernos”, si no que buscaron otra solución.

Vieron una escalera que llegaba al techo, y subieron porque en esa época en el techo la gente tenía escaleras para poder subir a los techos los días de mucho calor, entonces los cuatro muchachos subieron con el paralitico, rompieron el techo y bajaron al paralitico hasta ponerlo al lado de Jesús. Jesús oró por él, se sanó y se fue contento alabando a Dios.

Cuando quiero recibir un milagro y quiero tener algo de parte de Dios este pasaje nos enseña que tenemos que hacer algunas cosas.

  • Si tengo la puerta cerrada es hora de romper un techo

El techo simboliza un límite, un límite espiritual, económico, social, familiar, laboral.

Cada vez que encuentres una puerta cerrada la Biblia nos enseña que tienes que buscar otra alternativa, porque no siempre Dios cierra puertas, a veces es el diablo el que cierra la puerta para que no entres a tu bendición. Siempre va a haber alguien que quiera tapar tu bendición.

La Biblia dice que hay gente religiosa que no entra al reino de los cielos ni deja entrar a los demás, y acá tenemos un claro ejemplo: un hombre paralitico en la puerta que está buscando su bendición, está buscando algo de parte de Dios, es un hombre de fe, y no puede entrar porque los fariseos, es decir, los religiosos están en la puerta.

A veces somos nosotros los que nos ponemos los techos, tienes que romper tus propios límites, si en tu vida emocional estás en un 7, tienes que ir por el 8, 9 y 10.  Hay que buscar alternativas, no te vuelvas para atrás, seguí avanzando y si hay que romper un techo, ¡rómpelo en el nombre de Jesús!

  • No perder tiempo discutiendo

Ellos dijeron, no podemos entrar, bueno busquemos otra alternativa. No pensaron en pelear con los que estaban en la puerta. No tienes que perder tiempo discutiendo, tienes que invertir tiempo en tu crecimiento, en romper tus propios límites.

Cuando Dios creo el mundo, la tierra, el mar, los cielos, y fue diciendo que bueno que es lo que hice, hasta que creo al ser humano y dijo: esto es muy bueno, pero más adelante dice que Dios lo miro al hombre y dijo: no es bueno que el hombre este solo. ¿Por qué? Porque el hombre cuando estaba ahí, tenía la tarea de ponerles los nombres a todos los animales, entonces lo que noto Adán es que Dios había hecho a todos los animales en pareja, había creado dos de cada uno. Entonces Dios lo hizo dormir y en medio del sueño le saco una costilla y de esa costilla Dios, hizo una mujer y la llamo Eva y se la dio a Adán.
A partir de ahí su vida fue cambiado porque se le hizo ayuda idónea, Eva estaba adentro de Adán porque era una costilla suya y Dios la saco y se la dio. Esto significa que cuando estaba solo Dios dijo que no es bueno que el hombre este solo, cuando vos tienes cosas dentro tuyo, tienes el potencial adentro y no lo sacas afuera, te vas a sentir solo, te vas a sentir triste y angustiado, pero cuando sacas de tu interior todo lo bueno que Dios ha puesto y lo empiezas a utilizar, es cuando te vas a sentir contento y vas a empezar a dar fruto que prevalece. Si Dios no sacaba a Eva de Adán, él nunca hubiese dado frutos porque el solo no podía tener hijos, si sacas el potencial vas a lograr prosperar, cumplir tus sueños, disfrutar de todo lo bueno que Dios creo para vos.
Todos los dones los tenemos guardados dentro nuestro, ese potencial hay que sacarlo y aplicarlo.

  • A la gente no le importa tu situación

Este paralítico no podía entrar porque estaba tapado el lugar, esto simboliza que a la gente no le importa tu vida, a la gente no le interesan tus problemas, porque ellos tienen sus propios problemas, no van a venir a ayudarte. Solamente vos podes sacar ese potencial, no esperes nada de nadie porque la gente está ocupada en sus propios problemas.

Estos hombres no se quedaron con esa puerta cerrada, buscaron otra alternativa, tienes que conocer gente, prepararte, estudiar, pero no como esa gente que empieza a estudiar y deja la iglesia, ¡no! Si te salís de tu fuente que es Dios no te va a ir bien, tienes que poner en primer lugar a Dios, tienes que dedicar tu tiempo a estudiar, a trabajar pero siempre que tu fuente sea Dios. Estar agarrado de la fuente significa que la bendición es constante.
Voy a crecer y cuando crezca voy a seguir creciendo. Esto no significa que tienes que estar todo el día con la Biblia leyendo, tienes que crecer leyendo algo en la palabra de Dios y aplicarlo. Es mejor leer poco y aplicar mucho, en vez de leer mucho y aplicar poco. Hay gente que se sabe de memoria toda la Biblia pero no aplican nada por lo tanto no tienen resultados.

  • Voy a buscar gente que me lleve más lejos de lo que pueda llegar solo

Este hombre paralítico estaba solo en su casa, y vinieron sus amigos y le dijeron“Jesús esta sanando enfermos, hace cosas tremendas” entonces quiso ir, y los amigos lo llevaron. Lo tomaron entre los cuatro, hicieron una camilla y lo pusieron y fueron a verlo a Jesús.

Tienes que juntarte con gente de fe, estos hombres creían que Jesús podía hacer algo en la vida de su amigo. Tienes que juntarte con gente que crea que Dios pueda hacer funcionar eso que no estaba funcionando, el paralítico no podía hacer nada solo, necesitaba que alguien lo llevara. El trabajo en equipo nos da resultados siempre y más cuando trabajamos con gente de fe. Si tuviéramos gente sin fe, no iríamos para atrás ni para adelante, el secreto para alcanzar el milagro es rodearte de personas de fe.

La gente de fe es gente que confía plenamente en Dios, tienes que huir de la gente que habla mal de otros, de la gente negativa que se vive quejando. Tienes que asociarte con gente de fe para ir más lejos, busca de tu pastor y de tu líder para crecer en tu fe.

  • La religión no puede reemplazar la fe

La religión nos enseña comúnmente que nosotros tenemos que saber mucho de la Biblia para ser buenos cristianos, pero saber mucho de Biblia y no tener fe, es lo mismo que no saber nada de la Biblia, porque el conocimiento no puede remplazar la fe.

http://www.cristocentro.net/2011/09/03/los-25-mejores-sitios-paginas-web-cristianos-en-espanol-2011/  Las 25 mejores páginas web en español:

¡Nuevo para el 2012 es la nueva lista! Una vez más es un honor el poder compartir con ustedes estos sitios de la red que están impactando a tantos en nuestra comunidad Cristiana. Como podrán ver hay un sinnúmero de cambios al añadir algunos nuevos sitios. Es mi oración y deseo que dicha lista siga siendo de bendición para muchos. Paz amados…Joe

En ingles hay miles de páginas Cristianas de gran calidad. Sin embargo, al buscar sitios Cristianos en Español se convierte en una gran hazaña. Al buscar el término “mejores páginas Cristianas,” usualmente produce un sinnúmero de portales al azar. Por esta razón he decidido compilar una lista con estadísticas de las mejores páginas Cristianas en Español.

Algunas de estas páginas son enfocadas exclusivamente en un ministerio, mientras otras se enfocan en noticias o música. Espero en los próximos años podamos ver mejor variedad. Igualmente, si eres dueño o conoces una buena pagina Cristiana, déjanos saber.

http://www.corazones.org/enlaces/a_enlaces_general.htmenlaces católicos: El Obispo de Pinar del Río (Cuba), Mons. Jorge Enrique Serpa, invitó a los cubanos a acercarse a las iglesias y participar de las catequesis, pues el deseo de la Virgen de la Caridad del Cobre es que todos sus hijos se acerquen a Dios.

 

http://www.teologoresponde.com.ar/respuesta.asp?id=354  respuestas a preguntas sobre la iglesia católica:

Es verdad que los católicos adoran imágenes?
Respuesta:

¡Los católicos adoran estatuas!‘ A pesar de que este reclamo es ridículo, la gente continúa haciendo esta acusación. Dicen que porque los católicos tienen estatuas en sus iglesias y oran delante de ellas, están violando el mandamiento de Dios: ‘No te hagas ningún ídolo ni figura de lo que hay arriba en el cielo, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en el mar debajo de la tierra. No te inclines delante de ellos ni les rindas culto’ (Ex 20, 4-5). ‘Realmente el pueblo cometió un gran pecado al hacerse un Dios de oro’ (Ex 32,31).

Este trabajo va a examinar los argumentos fundamentalistas de orden contra la antigua practica cristiana de usar imágenes y proveerá una respuesta bíblica a estos argumentos, mostrando la evidencia en las Escrituras para esta práctica.

Primero señalaremos que es correcto advertirle a la gente contra el pecado de la idolatría. Pero la acusación de que los católicos son idólatras porque tienen imágenes de Cristo y los Santos es completamente incorrecto, estando basados en un malentendido o ignorancia de lo que dice la Biblia sobre el propósito y el uso (ambos buenos y malos) de estatuas.

El escritor anticatólico Loraine Boettner, en su libro Catolicismo Romano, declara que es un pecado tener estatuas porque ‘Dios ha prohibido el uso de imágenes en la adoración’ (pag. 281). Muchos protestantes abrazan esta afirmación y sin embargo si ellos ‘estudiaran las Escrituras’ (Jn 5,39) encontrarían que la verdad es exactamente lo opuesto.

Aun cuando no queda ninguna duda de que Dios condenó la adoración de estatuas, hay que decir que El nunca condenó el uso de estatuas en la adoración. Pero aun mas, ¡en realidad El recomendó su uso!

Dios dijo que las hagamos

Mientras que los protestantes y otros citan Éxodo 20,4-5 para reforzar su acusación a los católicos ‘adoradores de estatuas’ ellos se olvidan de numerosos otros pasajes donde el Señor ordena el labrado de estatuas ‘…con dos seres alados de oro labrado a martillo en los dos extremos, haz el primer querubín en un extremo y el segundo en el otro. Los querubines formaran un cuerpo con el propiciatorio, en sus dos extremos. Estarán con las alas extendidas por encima, cubriendo con ellas el propiciatorio, uno en frente al otro, con las caras vueltas hacia el propiciatorio’ (Ex 25, 18-20).

David le dio un plano a Salomón ‘para el altar del incienso, oro acrisolado según el peso; asimismo el modelo de la carroza y de los querubines que extienden las alas y cubren el arca de la alianza de Yahveh. Todo esto conforme a lo que Yahveh había escrito de su mano para hacer comprender todos los detalles del diseño’ (1Cro 28, 18-19). Cabe notar que todo esto estaba dirigido de acuerdo a las Escrituras divinamente inspiradas. Ezequiel 41,18 describe a imágenes grabadas en el templo, ‘estaban cubiertos de grabados alternados de seres alados y palmeras’.

http://mb-soft.com/believe/tsc/protesta.htmel protestantismo:

Protestantismo

Información avanzada

En su sentido más amplio, el protestantismo es el movimiento completo dentro del cristianismo, que se originó en la Reforma del siglo XVI y luego se centró en las principales tradiciones de la vida de la iglesia reformada: Luteranos, reformados (Calvinistas/Presbiterianos), y Anglicanos-episcopalianos (aunque el Anglicanismo en especial sostiene ser a la vez católico y protestante), Bautistas, Metodistas, Pentecostales y muchos otros, hasta las modernas iglesias africanas independientes.

El término deriva de la “protesta” entregada por una minoría de Luteranos y autoridades reformadas en la Dieta Imperial alemana de Speyer en 1529, por desacuerdos con una paralización de la renovación religiosa. La “protesta” fue a la vez objeción, llamado y afirmación; preguntó con urgencia “¿Cuál es la verdadera y santa iglesia?” y afirmó que “no hay más predicación o doctrina segura que la que sigue la palabra de Dios. Según el mandato de Dios, no debe predicarse ninguna otra doctrina. Cada texto de la Sagrada Escritura debe ser aclarado y explicado por otros textos. Este santo libro es más necesario que todo para el cristiano; brilla claramente con su propia luz e ilumina las tinieblas. Estamos destinados por la gracia y ayuda de Dios a guiarnos sólo por Su palabra, el santo evangelio contenido en los libros bíblicos del Antiguo y Nuevo Testamento. Se debe predicar sólo esta Palabra, y nada contrario a ella. Es la única verdad, la regla segura de toda la doctrina y conducta cristianas. Nunca puede fallarnos o engañarnos.”

Así, los luteranos y otros partidarios de la Reforma llegaron a ser conocidos como Protestantes. La palabra inglesa tenía originalmente la acepción de “confesión resuelta, declaración solemne” designando la verdad del Evangelio contra la corrupción romana. “El Protestantismo es esencialmente un clamor a Dios en Cristo, a las Sagradas Escrituras y a la iglesia primitiva, contra toda degeneración y apostasía”. La delimitación de “protestante” a significar “antiromano o no-romano” ha llevado a algunos a preferir “evangélico” (aunque en Europa continental este término normalmente designa a los luteranos) y “reformado” (utilizado más comunmente por los presbiterianos calvinistas).

Principios fundamentales

Los principios fundamentales del Protestantismo del siglo XVI incluyeron el siguiente:

Soli Deo Gloria (Gloria sólo a Dios)

Justificación de la sabiduría y el poder de Dios contra la usurpación papal y la religión hecha por el hombre, honrando la soberana trascendencia de Dios y la predestinación providencial.

Sola Gratia (Sólo la gracia)

La Redención como un regalo gratuito de Dios, manifestado en la muerte salvadora y la resurrección de Cristo. En términos principalmente Paulinos, eso fue espresado como justificación sólo por la fe, como en la Confesión de Ausburgo: “No podemos lograr el perdón de los pecados y la justicia ante Dios por nuestros propios méritos, obras o satisfacciones, sino que recibimos el perdón de los pecados y nos hacemos justos ante Dios por gracia, debido a Cristo, a través de la fe, cuando creemos que Cristo sufrió por nosotros y que por Sus méritos se perdonan nuestros pecados y se nos dan la justicia y la vida eterna”. La certeza de la salvación es por lo tanto una característica de la fe protestante, basada en la promesa del Evangelio y libre de toda búsqueda de mérito.

Sola Scriptura

La libertad de la Escritura para dominar como palabra de Dios en la iglesia, desligada del magisterio y la tradición papales y eclesiásticos. La Escritura es la única fuente de la revelación cristiana. Aunque la tradición puede ayudar a su interpretación, su verdadero significado (espiritual) es su sentido natural (literal), que no es alegórico.

La Iglesia como el pueblo creyente de Dios

Está constituida no por la jerarquía, la sucesión o la institución, sino por la elección de Dios y el llamando en Cristo a través del evangelio. En palabras de la Confesión de Augsburgo, es “la asamblea de todos los creyentes, entre quienes se predica el evangelio en su pureza y los santos sacramentos se administran según el evangelio”. Los sacramentos designados por Cristo son sólo dos, bautismo y Cena del Señor, y se les puede considerar “palabras visibles”, reflejos de la primacía de la predicación en la convicción protestante.

Sacerdocio de todos los creyentes

Es la privilegiada libertad de todos los bautizado para estar ante Dios en Cristo “sin intermediarios humanos evidentes” y su llamar a ser portadores de juicio y gracia como “pequeños Cristos” a sus vecinos. Pastor y predicador se diferencian de otros cristianos por la función y el nombramiento, no por status espiritual. (El protestantismo reciente ha olvidado éste quizás más que cualquier otro principio fundacional).

Santidad de todos los llamados o vocaciones

Rechazo a las distinciones medievales entre secular y sagrado o “religioso” (monástico) con desprecio a lo secular, y el reconocimiento de todas las formas de vida como vocaciones divinas”. A ojos de Dios, las obras del monje y del sacerdote no son de manera alguna superiores a las de un granjero que trabaja el campo o las de una mujer ocupada de su casa” (Lutero). Ninguna de ellas es intrínsecamente más cristiana que cualquier otra, consideración obscurecida por frases tales como “el santo ministerio”.

Desarrollos protestantes

El protestantismo ha desarrollado los ethos distintivos en cada uno de las varias tradiciones derivadas de la Reforma y también dentro de sus variaciones históricas, culturales y geográficas. En algunos tópicos, como la manera (no la realidad) de la presencia de Cristo en la Cena, los protestantes ha discrepado muy desde el comienzo, mientras que han concordado en rechazar la transubstanciación y el sacrificio de la misa y en insistir que sólo la fe viva se alimenta de la carne y sangre de Cristo. En otros temas, tales como el orden de la iglesia, la diversidad de prácticas no siempre ha implicado desacuerdo en principio. En estas y otras áreas, el principio escritural mismo del protestantismo se ha articulado de diversas maneras, tanto para sancionar la mantención de las tradiciones (e.g., episcopalía) que no contrarían la Escritura (enfoque típicamente luterano y anglicano), como para excluir de la vida de la iglesia cualquier cosa no explícitamente autorizada en la Escritura (tendencia del protestantismo reformado puesta en marcha muy consistemente por el Puritanismo y algunas tradiciones derivadas).

Nada ha promovido tanto la desunión del protestantismo como los ataques del racionalismo post Iluminismo y su expresión en el liberalismo y modernismo teológicos, que han erosionado gravemente la Reforma y sus fundamentos bíblicos.

Otra corriente de la Reforma del siglo XVI, generalmente llamada Anabaptista o radical a pesar de su diversidad, buscó restablecer la forma original del cristianismo apostólico. El Pentecostalismo tiene una meta similar, junto con otros movimientos, incluyendo algunos Bautistas y Hermanos (de Plymouth). Algunas iglesias africanas independientes han intentado incluso una restauración del Antiguo Testamento. Pese a que el Anabaptismo no originó ninguna tradición protestante importante (aunque están los Menonitas), su rechazo a la Iglesia-Estado Constantiniana y todas sus obras (respaldadas sin reservas por las tres principales tradiciones protestantes) se convirtieron en un tiempo en el rasgo común de la mayor parte del protestantismo, especialmente fuera de Europa. (E. Troeltsch ha destacado la revolucionaria significación del abandono, por parte del protestantismoo posterior, de su ideal original una civilización eclesiástica comprehensiva, una cristiandad reformada.) La “protesta” anabaptista, aunque perseguida por el protestantismo autoritario, luteranos, reformados y anglicanos, se considera cada vez más como modelo paralelo de protestantismo prístino, quizá con más que contribuir a su futuro que cualquier otro modelo.

A pesar de sus divisiones, la comunidad del Protestantismo sigue siendo perceptible en los movimientos interdenominacionales, e.g., expansión misionera, traducción de la Biblia, crítica bíblica y estudio teológico moderno, agencias de bienestar y de ayuda, y el movimiento ecuménico mismo. Los protestantes también están ligados entre sí por las convicciones comunes, la principal de las cuales es la aceptación de la Reforma como parte imprescindible de su historia. Esto no excluye, para ningún protestante, un vínculo que se remonta a los apóstoles, sino que la continuidad con el cristianismo patristico y medieval es apreciada en diversos grados por distintas tradiciones protestantes.

El principio escritural del protestantismo se expresa en el axioma Ecclesia reformata sed semper reformanda, “iglesia reformada, pero siempre en reformación”. El sometimiento a la palabra de Dios significa que ninguna tradición o institución, secular o religiosa, ni siquiera las de la Reforma o las protestantes, pueden ser absolutas. Paul Tillich consideraba que “el principio protestante” era “el juicio profético contra el orgullo religioso, la arrogancia eclesiástica y la autosuficiencia secular y sus destructivas consecuencias”. Esto fue noblemente ejemplificado en la Declaración de Barmen de la Iglesia Confesante en la Alemania nazi. Intelectualmente, “la co-operación de la indagación irrestricta y la fe religiosa, de la teología y de la ciencia, sólo es posible en territorio protestante, donde todas las tradiciones e instituciones humanas están abiertas al escrutinio del hombre y al de Dios” (J H Nichols).

Finalmente, el protestantismoo intenta ceñir su vida del evangelio de la gracia de Dios en Cristo. Fiel a su herencia, no puede tolerar un cristiano “hágalo ud. mismo”, ninguna base para la autoconfianza humana ante la faz de Dios. En última instancia valorará siempre al Cristo de la fe más que la iglesia de la historia.

D F Wright

Bibliografía
H Wace, Principios de la Reforma; E.G. Leonard, Historia del Protestantismo; W Pauck, La herencia de la Reforma; J Dillenberger y C. Welch, El cristianismo protestante interpretado con su desarrollo; P Schaff, Historia de los credos del cristianismo, I, III; R N Flew y R E Davies, eds., La catolicidad del protestantismo; J H Nichols, Cartilla para Protestantes; W Niesel, Los simbolismos de la Reforma: comparación entre católicos, ortodoxos y protestantes; L Bouyer, El espíritu del protestantismo; E Troeltsch, Protestantismoo y progreso; P Tillich, La Era Protestante; C S Carter y G E Weeks, eds., Diccionario protestante; J S Whale, La Tradición Protestante.

http://www.vidaeterna.org/esp/preguntas/baut_infantes.htmrespuestas a preguntas sobre la iglesia católica:

¿Deben ser Bautizados
los Hijos Pequeños de los Creyentes?

Jorge L. Trujillo


Existe división entre el pueblo de Dios en cuanto a si los niños pequeños de los creyentes en Cristo deben o no deben ser bautizados en o con agua.  A continuación veremos las bases sobre las cuales ambos lados sostienen sus pensamientos y conclusiones respecto a este punto. Abundaremos un poco más sobre las bases para el bautismo de niños entre los Cristianos Evangélicos ya que esta posición es menos conocida y a menudo muy mal entendida por los que se oponen a ella. Comenzaremos dando contestación a esta pregunta:


¿Porqué bautizan bebés algunas Iglesias Evangélicas?


Lejos de lo que creen muchos dentro del pueblo Cristiano que no están muy relacionados con esta práctica, los evangélicos no bautizan niños basados en las mismas razones, ni la misma teología que la Iglesia Católica. Los Católicos Romanos creen que cuando los niños son bautizados el pecado original es removido y el alma del los niños viene a ser blanco, puro y libre de pecado. Esto es conocido como la ‘regeneración bautismal’. Los Luteranos, también creen en la “regeneración bautismal” y la remoción del pecado original por medio del bautismo; sin embargo, existe una gran diferencia entre las bases para el bautismo de niños Católico y el Protestante (Reformado, Presbiteriano, Metodista, Anglicano/ Episcopal, etc.)

Algunos han dicho que el bautismo de infantes tiene su origen en la Iglesia Católica Romana y que tal práctica es una tradición católica adoptada sin fundamento bíblico alguno por las iglesias protestantes después de la Reforma.  Sin embargo, desde un estudio del tema en la Biblia y la historia, tal parece que la posición que defiende el bautismo de niños debió ser parte de la costumbre de la Iglesia primitiva y de hecho está documentando históricamente que la práctica parece haber sido común entre los cristianos mucho antes de que la Iglesia de Roma apareciera. Se dice de Policarpo quien nació en la era apostólica (tiempo de los Apóstoles) de la Iglesia y fue bautizado siendo niño:

Policarpo (69-155), un discípulo del Apóstol Juan, fue bautizado de bebé (infante)…. Justino Mártir (100-166) de la próxima generación, declara cerca del año 150 DC, “Muchos, tanto hombres como mujeres, quienes han sido discípulos de Cristo desde su niñez, se mantienen puros a la edad de sesenta y setenta años “ (Apología 1:15), Además, en su Dialogo con Trifo el Judío, Justino Mártir declara que el bautismo es la circuncisión del Nuevo Testamento

El ser hechos discípulos desde la niñez es considerado que tales fueron primeramente bautizados y luego en su crecimiento fueron instruidos en la fe Cristiana siguiendo el orden del mandamiento dado por Jesús en Mateo 28:19-20 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado”.  La orden de “haced discípulos” es vista en dos etapas (1)Primero “bautizándolos” –  comenzando por ser bautizados en agua  (2) y segundo “enseñándoles” –  el discipulado por medio de la enseñanza.

¿Qué es el bautismo?

El bautismo es un acto (ordenanza o sacramento) hecho en obediencia a Dios y que sirve como señal de limpieza de pecados o pureza ceremonial de la persona se ha identificado con Cristo y su mensaje. Los que ‘confiesan’ fe en Cristo son cualificados para recibir el bautismo en agua lo cual les identifica con la iglesia de Cristo. Se espera que todos los que reciben el bautismo sean verdaderos creyentes pero eso no es posible ser determinado y existen casos en la Biblia donde los mismos apóstoles bautizaron personas que luego dieron señal de NO SER verdaderos creyentes aunque pertenecían a la iglesia de forma externa.

La Confesión de Fe de Westmister, documento aceptado en parte o totalmente por un gran número de iglesias y denominaciones protestantes dice lo siguiente sobre el bautismo:

I)…El Bautismo es un sacramento del Nuevo Testamento, instituido por Jesucristo, (Mat. 28:19; Mar. 16:16), no solo para admitir en la iglesia visible a la persona bautizada, (I Cor. 12:13; Gal. 3:27, 28), sino también para que sea para ella un signo y sello del pacto de gracia, (Rom. 4:11; comp. Cols.2:11, 12), del hecho de que esta ingerida en Cristo, (Galt. 3:27; Rom. 6:5), de su regeneración (Tit. 3:5), de la remisión de sus pecados (Hehc. 2:38, 22:16; Marc. 1:4), y de su sumisión a Dios por Jesucristo para andar en novedad de vida (Rom. 6:3, 4). Este sacramento, por el mandato mismo de Cristo debe continuarse en la iglesia hasta el fin del mundo (Mat. 28:19, 20).


¿Pueden los niños recibir el bautismo?


Unos dicen que ‘No’

Los Cristianos de trasfondo Bautista, los Adventistas y algunos otras denominaciones no practican el bautismo de niños. Ellos entienden que el bautismo en agua debe ser administrado basado solamente en la confesión de verdadera fe en Cristo, y es lo que se denomina “bautismo de creyentes”.

Marcos 16:16

El que creyere y fuere bautizado será salvo…

La lógica sigue así: El ‘prerrequisito para el bautismo es la fe’ y como los niños no se pueden arrepentir y creer, no pueden ser bautizados. Pero los adultos (y niños mayores) pueden creer y por eso son bautizados.  Además la Biblia en ninguna parte da ejemplos explícitos de niños siendo bautizados.  Casi todos los bautismos registrados en el sagrado texto parecen ser como consecuencia a un acto de fe parte de adultos conscientes y capaces de reconocer su pecado y obedecer la orden de ser bautizados. Por lo tanto, los hijos de los Cristianos no deben ser bautizados sino hasta que estos alcancen una edad en la que puedan escoger por si mismos el ser bautizados en agua después de haber hecho pública su confesión de fe en Cristo.

En estas iglesias, en vez de ser bautizados, los niños de los creyentes son ‘presentados’ ante Dios en una ceremonia donde el padre y la madre (o guardián) se comprometen frente a los testigos, a discipular la criatura en el camino de la fe pero serán bautizados cuando al crecer lleguen a una edad de responsabilidad cuando puedan  discernir entre el bien y el mal y decidan por sí mismos tomar el bautismo en agua como confesión de fe personal.

Otros dicen que ‘Sí’

Las bases para esta creencia están puestas en el principio ‘pactante’ de Dios con su pueblo.  Israel en el Antiguo Pacto y la Iglesia en el Nuevo Pacto.  Por lo tanto los niños son considerados parte de la iglesia (congregación / pueblo) visible de Dios, y por eso pueden recibir el bautismo juntamente con (o después de) sus padres creyentes. Ahora, veremos las bases para esta interpretación.

La práctica del bautismo de niños en las Iglesias Protestantes tiene como base que la práctica del bautismo del Nuevo Testamento es correspondiente a la práctica de la circuncisión del Antiguo Testamento. Aunque no existen versos que ‘literalmente’ digan que los niños no pueden ser bautizados o que estos fueron bautizados (objeción principal de los que se oponen a esta práctica), según la visión Reformada y Protestante, la información Bíblica es suficiente para deducir que sí fueron y pueden ser correctamente bautizados los niños de los creyentes.

La Confesión de Fe de Westmister dice lo siguiente respecto al bautismo de infantes:

IV)…No solo deben ser bautizados los que profesan personalmente fe en Cristo y sumisión a él, (Marc. 6:15, 16; Hech. 7:37), sino también los niños cuyos padres son creyentes o a lo menos uno de ellos lo es, (Gen. 17:9; comp. Galt. 3:9, 14; Rom. 4:11, 12; Hech. 2:38, 39; 16:14, 15, 33; Cols. 2:11, 12; I*Cort. 7:14; Mat. 28:19; Marc. 10:13-16; Luc. 18:15).

El Nuevo Pacto es Esencialmente el Pacto Abrahámico Renovado

La base más importante para establecer la continuación de la señal sobre el pueblo de Dios en el Nuevo Pacto es que en realidad es la culminación de la promesa hecha a Abraham acerca de una nación que saldría de sus lomos.  El Pacto Abrahamico tuvo su cumplimiento ‘tipo-lógico’ en el Antiguo Pacto (con Moisés) pero tiene su total y fiel cumplimiento en Cristo y los creyentes los cuales son considerados los verdaderos “hijos de Abraham”:

Gálatas 3:16-17

16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo. 17 Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.

La esperanza de Israel eran las promesas hechas a los Padres y ellas incluían la inclusión de “toda la familia” en el Pacto con Dios y desde un punto de vista externo, los hijos son tan partes del pacto y tan merecedores del amor divino como lo son los padres.

Relación entre el Bautismo y la Circuncisión

En el Pacto con Abraham y en el Antiguo Testamento la “señal del pacto” (circuncisión) era puesta sobre los creyentes y sobre sus hijos aun cuando estos eran muy pequeños para entender y creer como lo hacían sus padres. Un ejemplo, el apóstol Pablo establece una relación importante entre la circuncisión y el bautismo…

Colosenses 2

11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. 13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados.

Del este pasaje se concluye lo siguiente:

a.      La circuncisión “interna” del corazón (no hechas de manos) tiene correlación directa con el “bautismo interno” del corazón el cual Dios obra por el Espíritu Santo en cada uno al momento de la fe (creer) en el poder de Dios.

b.      Si el “bautismo interno del corazón” tiene una correlación directa con la “circuncisión interna del corazón” (y viceversa), esto significa que de igual manera es correcto concluir que la“circuncisión externa” tiene correlación directa con el “bautismo en agua externo”.

La circuncisión externa era una “señal de pertenencia” al pueblo de Dios. Aunque la señal significaba la necesidad de separación del pecado (quitar la carne), en ningún momento esa circuncisión externa significaba que el que la llevaba era automáticamente salvo. Simplemente daba muestra o señal de que tal persona era parte del pueblo del pacto y era santificado (separado) para Dios. Vemos por ejemplo el caso de Abraham, Dios le dijo que se circuncidara como ‘señal’ de que había sido justificado por su fe…

Romanos 4

9 ¿Es, pues, esta bienaventuranza solamente para los de la circuncisión, o también para los de la incircuncisión? Porque decimos que a Abraham le fue contada la fe por justicia. 10 ¿Cómo, pues, le fue contada? ¿Estando en la circuncisión, o en la incircuncisión? No en la circuncisión, sino en la incircuncisión. 11 Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia; 12 y padre de la circuncisión, para los que no solamente son de la circuncisión, sino que también siguen las pisadas de la fe que tuvo nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado.

Abraham recibió la circuncisión “como señal, como sello de la justicia de la fe. De igual manera los creyentes (los que tienen fe) del Nuevo Testamento reciben el bautismo en agua “como señal, como sello de justicia de la fe” tal como hemos visto arriba en la relación del bautismo y la circuncisión según Colosenses 2. Pero ocurre que no solamente recibió este sello Abraham (el creyente, el de la fe) sino que lo recibieron sus dos hijos Isaac y también Ismael (y sus esclavos). Todos sabemos que Ismael no era el hijo de la promesa sino que la promesa venía por medio de Isaac pero aun así éste recibió la promesa. Debemos notar que Isaac como recién nacido que era tampoco tenía capacidad suficiente para creer (tener fe) y ser justificado  pero aun así recibió“el sello de la justicia de la fe” juntamente con su padre Abraham.

Génesis 21

4 Y circuncidó Abraham a su hijo Isaac de ocho días, como Dios le había mandado.

¿Qué vemos? Vemos que Dios establece un principio que no había sido visto antes de Abraham. Dios comienza a relacionarse ya no más solamente con individuos sino que se relaciona con un pueblo basado en ‘casas enteras’. Este pueblo de Dios es conocido como el “pueblo del pacto” y está compuesto por grupos de familias que se proponen a pertenecer a este pueblo y ser fiel al Pacto. Por esa razón, el sello incluía a los hijos del creyente Abraham igual que sus esclavos porque eran de su pertenencia (eran parte de su casa). Los creyentes en Cristo del Nuevo Testamento pertenecen al Pacto de Abraham:

Gálatas 3

6 Así Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia.7 Sabed, por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham. 8 Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones. 

16 Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.  17 Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa.  18 Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa.

La circuncisión fue establecida como señal de “purificación o justicia” para Abraham (como creyente) y para los descendientes de Abraham.  Bajo la administración del Nuevo Pacto, como vimos arriba, el bautismo ha tomado el lugar de la circuncisión y es administrado al creyente (como nuestro padre Abraham) y a los hijos del creyente como Ismael e Isaac.

Aunque sabemos que el sello de la circuncisión en Abraham era porque había sido justificado, no podemos decir lo mismo de sus descendientes ni sus esclavos.  Encontramos en el pueblo de Israel hombres que teniendo la circuncisión no guardaron el pacto. Esaú es uno de muchos ejemplos de uno que habiendo sido circuncidado vendió (despreció) su primogenitura. Y también tenemos el mandamiento del que ellos (quienes habían sido circuncidados en la carne) para que circuncidaran “su corazón”. Esto significa que no todos los Israelitas por nacimiento eran salvos como algunos presumen.

Deuteronomio 10

15 Solamente de tus padres se agradó Jehová para amarlos, y escogió su descendencia después de ellos, a vosotros, de entre todos los pueblos, como en este día. 16 Circuncidad, pues, el prepucio de vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra cerviz.

Dios promete circuncidar el corazón de su pueblo…

Deuteronomio 30

5 y te hará volver Jehová tu Dios a la tierra que heredaron tus padres, y será tuya; y te hará bien, y te multiplicará más que a tus padres. 6 Y circuncidará Jehová tu Dios tu corazón, y el corazón de tu descendencia, para que ames a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas.

En el Nuevo Testamento el principio es el mismo, la relación de Dios con un pueblo especial es continuada. Dios se sigue relacionando con aquellos que creen y con su descendencia (su casa).  Cuando el mensaje es predicado es promesa para el creyente y sus hijos…

Hechos 2 (Mateo 19:13)

39 Porque par a vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

Cuando Dios santifica al creyente (hombre o mujer), santifica también “su casa” lo que incluye aun al conyuge no creyente si solamente uno de los dos viene a la fe.  Los hijos de los creyentes, a diferencia de los hijos de los no creyentes son ‘santificados’ por Dios. Eso significa que los pequeños están en una relación de favor con Dios de la cual no gozan aquellos cuyos padres no son Cristianos.

1 Corintios 7

14 Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.

Los hijos de los no creyentes son considerados ‘sucios’ (inmundos) por Dios, mas no así los hijos de los Cristianos los cuales son llamados ‘santos’. Por lo tanto, los hijos de los Creyentes pueden ser contados como parte del pueblo de Dios y tal como los hijos de Abraham e Isaac pueden recibir el sello de la pureza del pueblo de Dios.

Ejemplos del Nuevo Testamento

En el Nuevo Testamento existen casos de conversiones donde se puede concluir que los bautismos de nuevos creyentes incluían los hijos de estos..

El Caso de Lidia

Hechos 16

14 Entonces una mujer llamada Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira, que adoraba a Dios, estaba oyendo; y el Señor abrió el corazón de ella para que estuviese atenta a lo que Pablo decía. 15 Y cuando fue bautizada, y su familia, nos rogó diciendo: Si habéis juzgado que yo sea fiel al Señor, entrad en mi casa, y posad. Y nos obligó a quedarnos.

El Caso del Carcelero

Hechos 16

27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido. 28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí. 29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas; 30 y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? 31 Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa. 33 Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él contodos los suyos.

En ninguno de los casos arriba se nos dice si había o no había niños presentes pero la frase “todos los suyos” y “su familia” por obligación debe de incluir los niños si estos estuvieran presentes. Se suele interpretar que en estas ocasiones solo fueron bautizados los que eran suficientemente grandes en la casa del carcelero y en la familia de Lidia como para poder creer al mensaje del Evangelio predicado. Otros dicen que no había niños en la casa del carcelero (ni de Lidia) pero nada se dice de que los que estaban presentes en la casa del carcelero creyeron también, solamente se nos dice que fueron bautizados. Si los niños fuesen excluidos de este bautismo en grupo, sería muy difícil entender la frase “se bautizó él con todos los suyos”.

El caso de Estéfanas

1 Corintios 1

16 También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro.

El caso de Estéfanas el cual fue bautizado con su familia por Pablo (igual que la familia de Lidia en Hechos 16:14-15) parece tener bastante peso a favor del bautismo de niños. Me parece muy claro que si alguien bautiza “mi familia”, eso debe por obligación incluir mi esposa y mis hijos (o al menos mis hijos), de otro modo no fuera “mi familia” la que hubiese sido bautizada sino “parte de mi familia”.  El hecho de que en la familia de Estéfanas no habían niños es defendido en base a lo que dice Pablo al final de esta misma Epístola

1 Corintios 16

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

Se interpreta que muy difícilmente podrían haber niños bautizados en la casa de Estéfanas ya que Pablo dice a los creyentes de Corintios que se ‘sometan’ a personas como ellos (la familia de Estéfanas) ya que ellos fueron los primeros convertidos en Acaya y se han dedicado al servicio de los santos. Sin embargo es importante señalar que la palabra traducida ‘familia’ en este verso (16:15) es [oikia] es distinta a la palabra traducida ‘familia’ en el (1:16) donde la palabra es [oikos].  La palabra ‘oikos’ denota todos los miembros de la familia, incluyendo los menores de edad e infantes. La palabra ‘oikia’ es distinta.  Esta se utilizaba en el mundo griego antiguo para denotar cierta característica sobresaliente en el grupo familiar.  Como quien dijera la ‘familia’ Pérez es una muy distinguida.  Esa distinción, aunque sea cierta, no incluye necesariamente los niños y menores de edad en la familia, sino solamente los adultos.

Vemos el uso de a palabra ‘oikos’ es utilizada en el caso de la ‘familia’ de Lidia que fue bautizada. (Hechos 16:15) y también en (Lucas 19:19) para denotar la salvación que llegó a la casa de Zaqueo. La palabra ‘oikos’ es a menudo traducida ‘casa’ en la Biblia.

Por otra parte, tenemos el uso de la palabra ‘oikia’ para ‘familia’ en el caso del oficial del rey quien tenía su hijo enfermo y al ser sanado por Jesús, se dice que “creyó el con toda su casa” (Juan 4:53); Lo que distinguiría a los que sí podían creer en su familia y no necesariamente a los menores que no ejercen fe todavía.

Otras citas dicen claramente que el bautismo en agua fue para el creyente y “toda su casa” y mucho más importante a favor de esta interpretación está el fuerte testimonio del silencio.  Es cierto que nada se dice explícitamente que los niños de los creyentes eran bautizados pero tampoco se dice nada para que los hijos de los Cristianos se bauticen cuando lleguen a una edad de madurez o “responsabilidad”.  La ausencia de mandamientos en los Hechos y todas las Epístolas para que se bauticen los hijos de los creyentes cuando estos lleguen a la edad de conocimiento puede hacer aún más evidencia que los hijos de creyentes ya habían sido bautizados en su infancia.  En el libro de Efesios vemos que el Apóstol Pablo da mandamiento a los niños (hijos) que obedezcan a sus padres pero nada se dice acerca de que esos niños reciban clases de bautismos para bautizarse cuando lleguen a la edad de responsabilidad.  El Apóstol Juan da instrucciones a los pequeños y los jóvenes y tampoco dice que procuren el bautismo.  El silencio en cuanto a esto es indicación para los que bautizan niños de que la practica de bautizar los pequeños era común en la iglesia primitiva y que por esa razón ninguno de los Apóstoles da mandamientos que se bauticen los hijos de los creyentes cuando estos lleguen a los ocho, diez o doce años de edad.

Por otra parte también entra a consideración en este tema la importante base del entendimiento apostólico sobre la fe Cristiana.  Los Apóstoles no vieron el cristianismo como una “nueva religión” sino como algo que abarca la historia en su totalidad. El Cristianismo era visto por ellos como la continuación y culminación de las promesa y fe judía profetizada en Génesis 3:15, que fue establecida en el pacto  con el padre Abraham y continuada en el Pacto Mosaico.  Ellos veían que el cumplimiento de esas promesas culminaban en Cristo (Gal 3:17).  Ahora, antes de que Cristo apareciera en escena si alguna persona ‘no israelita’ se convertía a la religión judía tanto él como sus hijos menores de edad estaban incluidos en esa conversión.  Gracias a la fe del padre como  ‘cabeza de familia’, tanto el como toda su casa eran considerados ‘parte’ del pacto y del pueblo de Dios.

La pregunta es si después que llega Cristo, la señal del pacto de pertenencia al pueblo pertenece sólo al padre o la madre creyente pero no a los hijos menores.  ¿Son los hijos dejados fuera de esta relación de pacto que tienen los padres o son incluidos en ella tal como ocurría anteriormente? Al parecer la Biblia indica que la relación antes establecida en el Antiguo Pacto y mucho antes (con Abraham), continúa siendo la misma en el NT bajo el Nuevo Pacto.  Si los padres tienen una nueva relación con Dios, entonces los hijos también tienen acceso a esa relación con Dios que tienen sus padres. Este parece ser el principio establecido por los ejemplos que vemos en el Nuevo Testamento. El caso de Cristo cuando entró a posar con Zaqueo, el dice Jesús le dijo: “Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham (Lucas 19:9). Interesantemente la salvación de la casa de Zaqueo estaba fundamentada sobre el pacto de Dios con Abraham, no el pacto Mosaico.  Otro ejemplo es el caso de Pedro cuando ofrece “salvación” conforme a la promesa hecha en el Pacto Davídico y la promesa de Joel concerniente al derramamiento del Espíritu Santo durante estos postreros días (Hechos 2:17) para “los que creen y sus hijos” a los que están allí (los israelitas) como a los “que están lejos” (los gentiles):

Hechos 2 (Mateo 19:13)

39 Porque par a vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare.

Ese fue también el caso del mensaje dado por el ángel a Cornelio en cuanto a la salvación “para el y toda su casa” por medio del mensaje de Pedro:

Hechos 11:14

14 él te hablará palabras por las cuales serás salvo tú, y toda tu casa.

Pablo y Silas también ofrecen salvación al carcelero y “toda su casa” posiblemente sin saber cuantos hijos tenía ni de que edad eran:

Hechos 16:31

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

Dada estas consideraciones, la interrogante que se levanta es la siguiente:  ¿Si ‘la señal’ del pacto en el Nuevo Testamento no incluye los hijos de los creyentes como ocurría en el Pacto Mosáico y en el Pacto Abrahmico será posible que la familia de un creyente en el Antiguo Testamento estaba en mejor posición y era vista de mejor manera que la familia en el Nuevo Pacto?

Según la Teología del Pacto las promesas no disminuyen sino que aumentan.  El mismo hecho de que los padres venían a Jesús y traían a sus hijos y el los recibía gustosamente (Mateo 19:13) muestra que estos niños son “partes del pueblo de Dios” especialmente cuando Cristo, tomándoles como ejemplo dijo que “de los tales es el reino de los cielos”.  Pero debemos considerar de que el reino de Dios no es de cualquier niño aunque sus padres no sean creyentes, el Apóstol Pablo nos instruye diciendo que los hijos de los incrédulos son inmundos (1 Corintios 7:14). Jesús mismo aseguró a Nicodemo que “el que no nace de nuevo no puede ‘ver’ ni ‘entrar’ al reino de Dios”.  Esto podría significar que los hijos de los creyentes son automáticamente ‘nacidos de nuevo’ cosa que no se puede afirmar categóricamente o mejor, que los niños pequeños de los Cristianos son considerados ‘limpios’ y ‘santos’ (1 Cor. 7:14) y por lo tanto ‘parte’ visible del reino de Dios y como tales pueden, tal como sus padres, recibir el bautismo como señal de pureza simbólica de pertenencia a ese pueblo santo – esto es lo más probable.

Conclusión

El determinar si los niños deben o no deben ser bautizados presenta dificultad para ambas partes ya que la Biblia no es ‘explicita’ al respecto ni a favor ni en contra.  Por lo tanto, se debe llegar a una conclusión haciendo varias deduciones de la Escritura.  Considero que el peso de la razón queda del lado de los que favorecen el bautismo de menores.  Existe la visión dispensacionalista y anabautista que corta tajantemente con la administración anterior y desconoce las prácticas y cultura religiosa en la que se levantó la iglesia. Esta forma de interpretación favorece el bautismo de adultos y no de niños.  Para ellos la iglesia no tiene conexión alguna con la fe de sus padres y es un sistema religioso que nace totalmente sin precedente alguno como algo netamente nuevo.  Por otro lado, tenemos la posición de la iglesia que toma en cuenta el contexto cultura, religioso e histórico de la iglesia primitiva la cual sale de un ambiente y pensamiento altamente Judaico el cual ve el núcleo familiar como una unidad que tiene promesa de salvación en conjunto.  De ahí que tanto Jesús, como Pedro y Pablo hablen de salvación para “toda la casa” a Zaqueo, que la promesa es “para vosotros y vuestros hijos” en el Sermón de Pentecostés, y que la salvación sea “para ti y tu casa” al carcelero de Filipos respectivamente.

El uso de la frase “toda su casa” podría indicar que de haber niños menores en la casa, ellos también fueron incluidos.  Por lo tanto, tales hijos menores deben ser necesariamente y obligatoriamente incluidos en ese bautismo familiar. Queda entonces demostrar que en todas las casas donde se bautizaron “toda la casa”, no había niños menores de edad y esa tarea es muy difícil sino imposible de hacer.  La fe del padre (o madre) de familia era suficiente para asegurar la salvación a “toda su casa” como vemos en el caso del carcelero.  La ausencia de mandamientos a los padres que bauticen sus hijos cuando cumplan con ciertos requisitos, favorece también a los que bautizan menores, aunque es justo mencionar que tampoco hay mandamiento para que los padres bauticen a los bebés que nazcan después de su conversión, pero esto también favorece a los paido-bautistas. Si la administración del bautismo solo a adultos (o hijos con capacidad) es algo nuevo en la historia, se esperaría que tales instrucciones fuesen incluidas; pero si lo que se sigue es el patrón establecido en el Antiguo Testamento, que el ‘sello’ o ‘símbolo’ de la justicia de la fe es administrado a los hijos que nacen a posteridad, tal aclaración o mandamiento no serían  necesarios y por lo tanto no se hallan en la instrucción apostólica.

Tampoco hay ejemplos bíblicos en el Nuevo Testamento de iglesias que ‘presentaran’ hijos pequeños en las iglesias o congregaciones de los apóstoles.  Al contrario, la Escritura nos indica que la presentación Bíblica ‘es’ el bautismo (o la circuncisión en el Antiguo Testamento). La iglesia neotestamentaria tiene sus raices en el Judaísmo y cuando habían conversiones de gentiles a ésta religión (prosélitos), toda la familia era bautizada. El ejemplo de Cristo tocando la cabeza de los niños pequeños y bendiciéndolos no indica que esto diera comienzo a una nueva práctica por la iglesia en que los líderes debían recibir bebés recién nacidos para orar por ellos y para bendecidles hasta que llegaran a obtener edad de conocimiento para luego ser bautizados.  La Biblia no nos da indicación de que esta costumbre o práctica (aunque no tiene nada de malo) fuera incorporada al culto cristiano de la iglesia primitiva.

En fin, como hemos visto existe suficiente base bíblica para no condenar ni acusar injustamente de copiar ó seguir las tradiciones de la Iglesia Católica a los evangélicos que practican el bautismo de los niños. Existe una diferencia muy grande entre la base Teológica Católico Romana y la Teología Protestante Reformada para sostener tal práctica. Si usted no considera correcta tal costumbre eso debe respetarse pero no se debe rechazar a los otros como anti-bíblicos ya que es muy probable que tengan más razón y fundamento que los que no practican el bautismo de infantes. De igual manera debo decir que no existe razón  para ‘repudiar’ a aquellos que no creen que el bautismo de niños este respaldado bíblicamente.  El caso del silencio sobre el tema puede ser utilizado tanto a favor como en contra de ambas posiciones.

Para cerrar diré que creo que los Cristianos Evangélicos no debieran estar separados sobre este asunto ya que estamos de acuerdo que el bautismo en agua ‘no salva’ y es sólo un acto simbólico de haber sido purificados de pecado e inmundicia y de pertenencia al cuerpo ‘visible’ de Cristo que es la iglesia (1 Cor. 7:14); Y eso no afecta si es un niño de un mes, uno, dos, once o doce años o si es un adulto quien lo recibe. Sigue en pie el requerimiento que cada uno sea regenerado y ‘bautizado por el Espíritu Santo’ y siendo así unido al cuerpo místico de Cristo para plena seguridad de la esperanza. (03-Jul-2003.)

 



http://www.foroekklesia.com/phptop/index.php?a_m=6 página de la iglesia evangélica.

http://inter.mastertop100.org/ sitios evangélicos top.

http://www.postalesevangelicas.com/ postales evangélicas.

http://www.geocities.com/heredialuis/enlacescristianos.html información evangélica

http://directorio.aciprensa.com/ directorio católico.

http://www.paginascristianas.net/vernoticia.php?idnot=59 información evangélica pentescostal.

http://iglesiadenazar.blogspot.com.ar/ iglesia evangélica pentescostal.

http://es.catholic.net/familiayvida/181/402/ información católica.

http://www.paginasarcoiriscristianas.com/iglesias/categoria.shtml?tipo=I&cat=pen&pag=17  guía de iglesias pentescostales.

http://es.ask.com/web?l=sem&ifr=1&qsrc=999&q=paginas%20cristianas%20evangelicas%20pentecostal&siteid=1465&o=1465&ar_uid=10F169D9-6440-4169-83B8-B9A177CE2265 información sobre iglesias evangélicas.

 

Posted in Cristiana | Tagged | Leave a comment

Hello world!

Welcome to WordPress.com! This is your very first post. Click the Edit link to modify or delete it, or start a new post. If you like, use this post to tell readers why you started this blog and what you plan to do with it.

Happy blogging!

Posted in Cristiana | 1 Comment